Valencia y Sevilla, las mejores ciudades para los ciclistas

Sevilla y Valencia son las mejores ciudades para ir en bicicleta, según la Organización de Consumidores y Usuarios OCU. La bici constituye el principal medio de transporte para un 12% de los encuestados en la capital del Turia. Por su parte, Sevilla cuenta con las mejores vías ciclistas y el mejor servicio de alquiler. Según los encuestados por OCU, el principal inconveniente para subirse a la bici son el exceso de tráfico y la falta de vías ciclistas. También hay demanda de más carriles bici, mejores aparcamientos específicos y unos buenos servicios de alquiler. Los accidentes y los robos tampoco animan a utilizar la bicicleta.

Entre las ciudades analizadas, Madrid destaca por el poco uso de las bicicletas. Existe una buena cantidad de kilómetros de vías ciclistas destinados a tal fin, pero la mayoría está en el extrarradio. La polución y el exceso de tráfico tampoco animan a coger la bici. La calidad del servicio de alquiler y la falta de aparcamientos específicos para bicicletas también son asignaturas pendientes.

En Bilbao se encuentra un obstáculo añadido al clima más frío: las cuestas de la propia ciudad y sus alrededores no invitan a usar la bici. Por el contrario, los usuarios valoran mejor que en otras ciudades las opciones disponibles para subir la bici en el transporte público. Murcia destaca por tener la peor red ciclista: la peor señalizada, la más incómoda y la más insegura para el ciclista, aunque el porcentaje de uso de la bicicleta es bastante alto. Barcelona, por su parte, dispone de muchos kilómetros de vías ciclistas y un buen servicio de alquiler, y aunque en conjunto está bien valorada, cuenta todavía con un volumen de ciclismo urbano modesto. Entre los motivos que pueden explicar esta situación, la encuesta de OCU señala el diseño poco cómodo y seguro de sus vías ciclistas: es una de las ciudades donde más se circula por las aceras y donde se refleja una mayor conflictividad con los peatones.

En Palma, pese a un clima y una orografía favorables, existen algunos puntos negros, como la falta de mantenimiento de las vías ciclistas y un diseño mejorable. La red de carriles bici en Zaragoza destaca junto a la de Sevilla, pero adolece de problemas de conectividad. La falta de infraestructuras ciclistas provoca en Málaga la invasión de las aceras (junto a Barcelona es la ciudad con mayor número de quejas a este respecto). En Las Palmas, pese a poseer un clima inmejorable, sus habitantes consideran la geografía de la ciudad como poco adecuada para ir en bicicleta, además de la falta de infraestructuras y las dificultades para combinar bicicleta y transporte público.

Deja un comentario