El rey Jaume I conquistó Valencia en 1238, pero antes intentó sin éxito tomar el castillo de Cullera sin éxito, pero le fue entregado en 1239, tras la caída de Valencia. Como alcázar real fue morada de todos los monarcas aragoneses en sus visitas a Cullera. En su capilla gótica alberga el Museo Arqueológico. El “Llibre dels fets” relata que las catapultas del ejercito del monarca no llegaban hasta el Castillo, donde estaba resguardada la población.

La leyenda cuenta el rey Jaime I no pudo conquistar Cullera en 1235 al no encontrar piedras redondas para ser lanzadas a través de máquinas de guerra. Hay quién habla que fuerzas misteriosas escondieron las piedras útiles para que el monarca y sus tropas se alejaran de la ciudad.

El Castillo se encuentra en la Montaña de los Zorros desde donde se controla el litoral de Cullera y la desembocadura del río Júcar. Hay varias zonas desde donde se puede subir al Castillo, pero recomiendan la ruta que empieza en los jardines del Mercado, la plaza Mayor, desde ahí se sube por la calle Calvario, hay que ir con buen calzado para zona de montaña. Este camino corresponde a la ruta Islámica que atraviesa el barrio del Pou, nos cruzamos con la Torre de la Reina Mora, la puerta de entrada al Albacar del Castillo de Cullera, constaba de un primer recinto amurallado dentro del cual está la fortificación.

Deja un comentario