La cerveza se sabe mejor cuando no está fría y la sal, siempre al final

Hay falsas creencias sobre la cerveza y la sal, desde el Mercado de Colón han publicado en sus redes sociales algunos consejos para que disfrutemos y saboreemos mejor la comida.

Seguro que muchos de vosotros preferís la cerveza fría, pero los especialistas aconsejan que no, cuando la cerveza se sirve muy fría pierde todo su sabor y aroma, desapareciendo casi por completo todas las cualidades y matices que la caracterizan. También hay que tener en cuenta que a temperaturas muy bajas tampoco se genera la espuma, por lo que se pierde un componente fundamental. Conviene seguir las instrucciones del fabricante porque no todas las cervezas requieren la misma temperatura para consumirlas, aunque como regla general: las cervezas de fermentación alta se sirven a una temperatura más elevada  de 6 a 10 º, y  las cervezas de fermentación baja a temperaturas más bajas a partir de 3 º.

¿Echas la sal a la carne al empezar a cocinarla? ¿La cocinas directamente de la nevera?, Teo de Varea Burger, experto gastronómicos, defiende que “la sal, tipo escamas, debe ponerse siempre al final, cuando la vas a sacar para servir, ¡nunca antes!”. También destaca que  “Tenemos tendencia a cocinar la carne recién sacada del frigorífico, pero si queremos obtener todo su sabor, lo mejor es dejarla atemperar y, sobre todo, buscar un buen corte que tenga infiltración, antes la gente buscaba un corte sin mucho marmoleado, pero ahora ya se sabe que cuanto más marmoleado, más sabroso será ese corte”.

 

Deja un comentario