MIRAVALENCIA.COM
Hospital Arnau de Vilanova

El Arnau de Vilanova es el primero en utilizar la estimulación magnética transcraneal para tratar el dolor

El Hospital Arnau de Vilanova ha incorporado a su cartera de servicios el uso de la estimulación magnética transcraneal para tratar el dolor. Así, el Arnau de Vilanova en la Comunitat Valenciana, el Vall d’Hebrón en Cataluña y el Gregorio Maraón de Madrid son los tres únicos centros hospitalarios de la red de salud pública en España que aplican la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS). La implantación de la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS) en el Departamento Arnau de Vilanova-Llíria forma parte de un proyecto europeo de de investigación sobre neurodegeneración financiado con fondos FEDER, en colaboración con el Laboratorio de Neurobiología del Centro de Investigación Príncipe Felipe y el Incliva.

Hospital Arnau de Vilanova

La TMS es la terapia más avanzada que existe en la actualidad para abordar patologías relacionadas con el sistema nervioso como la depresión, temblores o el dolor neuropático que se transmite por las vías nerviosas. Su aplicación se realiza en pacientes que no han respondido al tratamiento farmacológico y, en el caso del Hospital Arnau de Vilanova, se utiliza para tratar el dolor.

Precisión

Según Fermín Ordoño, jefe del Servicio de Neurofisiología del Departamento Arnau de Vilanova-Llíria, se trata de una técnica no invasiva cuya principal ventaja es “la precisión con la que podemos actuar sobre el origen neuronal de la dolencia, que se traduce en una recuperación efectiva en el corto-medio plazo”. Para el paciente es además un tratamiento cómodo e indoloro, sin contraindicaciones, ni efectos secundarios.

El mínimo de sesiones prescritas es de 10, realizadas en días consecutivos. En cada una de ellas se proyectan sobre el cerebro pulsaciones magnéticas, localizadas y controladas, para modificar la actividad electromágnética de las neuronas que no funcionan correctamente.

Previamente, a cada paciente se le hace una resonancia para conocer la morfología de su cerebro, del que se genera una imagen tridimensional. Sobre esta imagen y en función de la patología, el neurofisiólogo señala en el neuronavegador la zona concreta que hay que estimular o inhibir, sobre la que se proyectan las pulsaciones con exactitud milimétrica.

About author

Deja un comentario

Tu debes identificarte para escribir un comentario.