Alboraya celebra este lunes la tradición de 1348 del “Miracle del Peixets”

Foto: Manuel Guallart

Alboraya celebra este lunes el “miracle dels peixets” con la celebración de una misa en la ermita erigida en la desembocadura del Carraixet donde, según una arraigada tradición popular, se produjo el milagro en el año 1348. La fiesta, que se celebra tradicionalmente el lunes siguiente de Pentecostés tiene lugar en la Ermita del Milagro o “dels peixets”.

Cientos de vecinos se reúnen a las 12 horas y según recoge la tradición, en 1348 un sacerdote perdió la arquilla con las sagradas formas que llevaba a un morisco, gravemente enfermo en una alquería, al otro lado del barranco Carraixet. Al cruzarlo, las aguas del barranco que bajaban muy crecidas, arrastraron al sacerdote y a la cabalgadura que montaba, perdiéndose las formas consagradas.

Según la sabiduría popular, los vecinos de Alboraya, bordearon las orillas del río para rescatar las sagradas formas, observaron cómo tres peces las sostenían en sus bocas. La arquilla que contuvo las sagradas formas cuando se produjo el milagro en el siglo XIV sólo sale del templo parroquial en la festividad de San Vicente Ferrer para llevar la comunión a los enfermos a sus casas, y también en la procesión del Corpus que Alboraya celebra el primer domingo de julio. Se trata de una caja pequeña destinada a contener las formas consagradas, del siglo XIII, que se conserva en el templo.

Deja un comentario